Páginas vistas la semana pasada

domingo, 14 de julio de 2013

CRÍTICA: THE PURGE



Año 2022. El régimen político vigente, llamado Nueva Fundación de los padres de América, ha decidido como medida de catarsis social implantar " La Purga": una regla por la que una noche de cada año se puede cometer cualquier crimen, incluyendo asesinatos y violaciones, sin tener que hacer frente a las consecuencias ni responder ante la justicia. Un interesante punto de partida dirigida y escrita James DeMonaco que sin embargo, no sabe desarrollarse de forma satisfactoria más allá de su idea inicial. Si, bajo el prisma de este humilde cronista estamos ante un film fallido.

Después de presentarnos horas antes de la noche fatídico a los personajes protagonistas de la historia: la familia de James Sandin, un empresario afortunado que gracias a los frutos que le ha dado el negocio de la seguridad para el hogar está pensando en si comprarse o no un yate con garaje para el coche. El resto de la familia lo compone una madre casera, una adolescente algo rebelde y un niño freak y algo " ingenuo". Es decir, estereotipos defendidos por cierta solvencia sobretodo por sus actores más veteranos (Ethan Hawke, Lena Headey). Lo que en principio iba ser una noche relajada encerrada en el confort de su casa súper segura se convierte en una suerte de Funny Games llena de pólvora y máscaras de sonrisas diabólicas.

Y es que el mayor problema de la cinta, es que a parte del film de Haneke el film recuerda a otras historias que intrusos que entran en una casa como pueda ser la Habitación del Pánico de David Fincher o la española Secuestrados, cuyos lugares comunes fueron mucho mejor explorados que en esta ocasión. El envoltorio de tensión funciona hasta que nos damos cuenta lo mucho que sufre el film en llegar hasta los 85 minutos de metraje; con situaciones previsibles, sustos "anodinos", situaciones absurdas y reiteraciones de manual.

Es una lástima porque la idea inicial daba mucho juego pero no han sabido exprimir ni un 1% de sus posibilidades. Lo mejor es la previa al detonante de la trama donde se expone las circunstancias sociales y se debate aunque de forma superficial la finalidad de esa purga como elemento "necesario" para una sociedad autoconsciente de su violencia innata como ser humano. Y también lo es la cínica pero muy pertinente  coartada de hacer limpieza en un planeta súper poblado donde las clases más bajas que no contribuyen a la sociedad, necesitan ser eliminadas para prescindir de lo inútil. Pero todo esto se diluye al empezar la acción y cuando suenan las sirenas que anuncian el final de purga, el resultado está lejos de ser satisfactorio. A ver si el año que viene (o mejor dicho la secuela de rigor) nos deja mejor sabor de boca...


NOTA: 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario