Páginas vistas la semana pasada

viernes, 16 de agosto de 2013

CRÍTICA: ELYSIUM




Distrito 9 fue una muestra atípica de ciencia ficción que mezclaba ingredientes tan dispares como el mockumentary de corresponsal de guerra, el cine de denuncia social, el género bélico, la ciencia ficción y la violencia R. Todo empaquetado en un atípico blockbuster que reflejaba de forma fresca y diferente el apartheid; cuyos efectos aún quedaban patentes en el ADN del país originario de su autor: Neil Blomkamp.
 
Ahora, en su primer film en Hollywood,Neil ha vuelto a repetir la fórmula. Algo más edulcorada, con más presupuesto y que cuenta en su reparto de lujo con una estrella dejándose la piel para encarnar a Max Da Costa ( Matt Damon con exoesqueleto); obrero que agoniza de forma aparatosa y decadente por culpa de un accidente laboral.

Pero aquí Neil no sólo ya no sorprende la mitad que su anterior propuesta. Es que se esfuerza demasiado en ser un remix de su anterior trabajo; perjudicando a las posibilidades de la historia a favor de los tics autorales que convirtieron su ópera prima en una obra de culto para muchos cinéfilos.

El argumento es el siguiente: año 2159. La raza humana se divide en dos grupos: los ricos, que viven en la estación espacial Elysium, y los pobres que sobreviven como pueden en una Tierra devastada y superpoblada. Rhodes (Jodie Foster como perfecta " dama de hierro"), una dura gobernante, promueve una rígida ley antimigración, cuyo objetivo es preservar el lujoso estilo de vida de los ciudadanos de la estación espacial. A pesar de ello, los habitantes de la Tierra harán todo lo posible por emigrar a Elysium; entre ellos Max (Matt Damon) que deberárenunciar a su propia humanidad (muy a su pesar) para lograr a cabo su misión.

Como ven un argumento con algunos elementos ya vistos pero tan estimulantes como la típica lucha de clases que no sólo ha sido una constante en el cine si no en la historia de la humanidad.  Y de hecho, prologo mesiánico aparte, los primeros 20 minutos del film nos cuentan perfectamente  este planteamiento donde los pobres se dejan la piel entre los escombros y los ricos se broncean ajenos a lo que sucede en su planeta natal. Pero hasta ahí. Porque a partir de ese punto, Blomkamp no sólo narra la evolución de su héroe de forma algo apática y esquemática si no que sacrifica la radiografía de los ciudadanos " Elisios" a favor de retratar en demasía los guettos del Planeta Tierra. Ante la duda, Neil prefiere recurrir a terreno conocido y ahí el film queda perjudicado. Su mensaje se diluye y sólo en los momentos de acción (el clímax final es de lo mejor del film) se revaloriza la cinta como algo más que otra película de acción "trascendente" y "oscura". 

Porque Neil vuelve a demostrar que sabe rodar las escenas de acción cámara en mano como pocos. Y si además coincide en el momento en que su amigo Sharlto Copley se adueña de la función pueden saltar chispas. Tarde. Pero más vale tarde que nunca. En conclusión: Elysium es menos de lo que debería ser pero aun así no es un producto desdeñable ( es irregular pero nunca abraza el tedio o el rídiculo) . Sólo que podría haber sido mucho mejor.

NOTA: 6

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario