Páginas vistas la semana pasada

sábado, 6 de abril de 2013

CRÍTICA: WRONG ( ATLANTIC FILM FEST)

La comedia nació como una necesidad humana de reírse del mundo que nos rodea. Muchos han querido desprestigiar su carácter lúdico como un proceso de pura evasión y simpleza (cosa que no es cierta. Hacer reír es muy difícil). Es por eso que desde a finales del siglo pasado, un movimiento llamado post-humor apareció con ganas de revalorizar el género, a través de unos recursos nada convencionales donde el surrealismo fichaba a la crítica mordiente. Wrong seria uno de esos ejemplos.

Wrong narra la historia de Dolph, un hombre al que le han secuestrado a su perro y decide encontrarlo a toda costa. En su camino se cruzará con una série de personajes y eventos a cada cual mas surrealista; en una obra que empieza con un despertador que pasa de las 7:59 a las 7:60 en vez de las 8:00; algo similar a lo que le ocurría a Bill Murray en su comedia mas celebrada: Atrapado en el Tiempo.

Por fortuna, no estamos ante una concanetación de escenas divertidas sin discurso articulado. Esta claro que el film esta organizado a través de secuencias donde se busca el gag de forma evidente pero mas allá de ser una sucesión de sketches, el nuevo film de Quentin Dupieux denuncia a través del chiste extravagante.  Y pone en la palestra el sentido de los mecanismos sociales actuales: desde la vida laboral pasando por los valores familiares, etc; cuya finalidad es poner en relieve la incomunicación que estos modelos pueden provocar al ciudadano medio ( y lo absurdo que son estos principios). Y sobretodo lo hace en la figura del protagonista del film: un magnífico Jack Plotnick cómico, tierno y decadente. Todo a la vez. Además de una galería de personajes secundarios impagable como la recepcionista interpretada por Alexis Dziena o Master Chang, un gurú de autoayuda que en la película tiene el rostro del actor William Fichtner.

Pero Wrong no es un film para todos los gustos. Su sentido del humor es chocante, raro y puede desconcertar y alejar a mas de un espectador. En mi caso, yo entré en el juego del film y no sólo disfruté con las risas que pretende arrancar el producto al público. También lo hice con el subtexto. Así que disfruté mucho de esta propuesta que me hizo reír y pensar. Dos cosas muy sanas que a veces nos olvidamos de lo importantes y poderosas que son...

NOTA: 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario