Páginas vistas la semana pasada

jueves, 28 de marzo de 2013

CRÍTICA: LOS ÚLTIMOS DÍAS



Según el diccionario, el género apocalíptico se atribuye a un conjunto de expresiones literarias surgidas en la antigüedad; que expresan, por medio de símbolos y  metáforas, la situación de sufrimiento de los cristianos creyentes y su esperanza en una intervención mesiánica salvadora. Dicho significado podría encajar en el fin del mundo que hoy nos presentan los hermanos Pastor. Un pueblo sometido al encarcelamiento de su propio hogar, que no puede salir al exterior por culpa de una agorafobia letal generalizada. 

Creo que por fortuna esta frase ha quedado obsoleto: "No parece española". Pero como aún hay espectadores que miran con cierto recelo nuestro cine, lo voy a decir bien alto. "Los últimos días puede mirar de tu a tu una producción made in Usa. Es un Hijos de los Hombres barcelonés ubicado en las profundidades del metro entre Sants, Verdaguer y Vila Olímpica." 


En Los últimos días una epidemia de pánico diezma inesperadamente la humanidad. Entre los supervivientes a esa extraña "epidemia", que liquida a todo aquel que se atreve a salir a la calle, está Marc (Quim Gutiérrez), un joven embarcado en una cruzada personal: encontrar a su novia embarazada. En su viaje por las profundidades de la capital catalana un ejecutivo malhumorado (José Coronado) será su socio por conveniencia.

La estructura lostiana de la primera parte del film nos ubica hasta ese estado de
sitio que ha llegado a la ciudad condal. Después la odisea de este hombre de pie buscará su redención en este espejo cóncavo de nuestro presente que es el mundo del film: este y otros lugares comunes ya transitados se convierten en su punto mas débil pero convenientemente neutralizados por la solvencia con la que todo el equipo se parte el pecho por la propuesta. Desde Quim Gutiérrez, pasando por Coronado, Leticia Dolera hasta una Marta Etura en el rol más tópico del film. Desde la dirección de los Pastor capaz de convertir el metro en un ghetto de la pobreza y decadencia humana; hasta unos buenos momentos de acción bien insertados en la trama y variados...

En definitiva, Los últimos días" no es la obra maestra de Cuarón pero si una magnífica película de los Hermanos Pastor. Así que cada vez el tópico acabará derivando en otro significado distinto "Es tan buena que parece española". Tiempo al tiempo.


NOTA: 7


                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario