Páginas vistas la semana pasada

jueves, 12 de septiembre de 2013

CRÍTICA: TU ERES EL SIGUIENTE

La premisa en sencilla. La familia Davison es atacada por un grupo de asesinos sádicos durante una escapada familiar. Atrincherados en la casa de vacaciones, hacen frente a los asaltantes. Pero poco irán cayendo tal y como reza el título del film: Tu eres el siguiente.

Desprovisto de todo elemento sobrenatural, el terror siempre le ha fascinado la parte oscura de la raza humana. La violencia y el sadismo son partes de esa parte del género de sustos llamada slasher donde en un guiño cómplice con su target, un asesino sacia su sed de sangre matando a diestro a siniestro a un grupo de infelices; siempre con casquería incluida.

En este caso, este film no varia la esquema. Dilata el clímax de la fundacional Perros de Paja y celebra su ritual sangriento en los miembros de una familia adulta convirtiendo su hogar en su propia celda y tumba. Entre los asistentes de la accidentada reunión familiar destaca Erin ( Sharni Vinson) , la novia del hijo mayor de los Davison, cuyo misterioso pasado la ha hecho fuerte y muy difícil de matar. La chica se convertirá en la heroina de la función aunque por el camino acabe físicamente mas perjudicada que Bruce Willis en la saga Die Hard.

Ya que la estulticia de los personajes casi parece un sello de intentidad del subgénero (cosa que me parece mas bien molesta) almenos "Tu eres el siguiente" opta por la coartada habitual en este tipo de propuestas (en esta ocasión con atino) que es la autoparodia. El resultado después de la presentación de rigor es el show de la sangre en manos de unos enmascarados con rostros felinos que al menos se toma su tiempo para crear atmósfera antes de los homicidios sangrientos. Y dotar el film de ritmo con algunos giros y macguffins que harán las delicias del sector mas àvido de hemogoblina de la sala. El problema es que para el resto de mortales sólo sera poco mas que correcta comedia de humor negro sencilla como el mecanismo de una cremallera. Bien dirigida con una puesta en escena de claridad expositiva y sensaciones muy conseguida pero destinada casi exclusivamente para paladares mas duchos con el plasma que són los que realmente disfrutaràn de su visionado. Lo que me vuelve a replantear hasta que punto nos beneficia como espécie obras como esta. Pero esa ya es otro cantar.

 NOTA: 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario