Páginas vistas la semana pasada

viernes, 25 de enero de 2013

CRÍTICA: LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO

Parece mentira que un escritor pueda adaptar su propio libro y dirigirlo. Y aún más que a la hora de traducir el lenguaje literario al cinematográfico, no sólo salga airoso si lo haga con tanto talento. Pero la verdad es que con esta película Stephen Chobsky lo ha conseguido. Para este crítico, " Las ventajas de ser un marginado" es la sorpresa más agradable de lo que va de año. Una gran pelicula.

Esta novela de culto nos explica la historia de Charlie, ( Logan Lerman) un chico tímido e impopular y sus años de instituto en los cuya vida cambia el día que se hace amigo de Sam ( Emma Watson) y de su hermanastro ( Ezra Miller) otros " marginados" como él.

A diferencia de otras cintas indies como la reciente "El lado bueno de las cosas" el film no se convierte en un conjunto de referencias culturales. No hace falta ser un fan de Rock Horror Picture Show por poner un ejemplo para disfrutar de la película. Mas que hacer un ejercicio de reivindicación pedante, el film nos habla una historia muy humana de personajes rechazados por ser, tener gustos diferentes al resto. En una sociedad que se mueve por convencionalismos, ellos encuentran la aceptación y cariño en un grupo con los mismos ideales.

Sin embargo, la base del relato es sentimental. Se nota que la novela de Chobsky es autobiográfica porque la narración respira autenticidad, humor, ternura a partes iguales. Además, el film usa sabiamente la sutileza para perfilar los personajes; haciéndolos huir de los estereotipos y darles personalidad propia. Emma Watson quizá tiene el personaje del trío protagonista mas tópico de los tres pero ella lo eleva hasta convertirlo en el perfecto corazón de la función. Lógicamente, el mejor tratado en el papel es el protagonista encarnado por Logan Lerman; cuya personalidad incluye interesantes (y misteriosos) recovecos que el film explora con audacia. No sin olvidar la revelación Ezra Miller tan divertido como amargo en su rol.

Chobsky traduce el texto en imágenes cuya plasticidad se mezcla con la banda sonora que mas allá de elemento de estilo se utiliza como recurso emocional. Quizá se le puede reprochar algún tic forzado del indie mas pagado de si mismo como cierta idealización de lo que retrata (los protagonistas son muy "guapos" para ser marginales) pero su honestidad y solidez tanto actoral e interpretativa convierten el film en una admirable propuesta.

NOTA: 8



No hay comentarios:

Publicar un comentario