Páginas vistas la semana pasada

lunes, 14 de enero de 2013

CRÍTICA: THE MASTER


   "No es una película fácil." Así empecé mi crítica sobre Holy Motors y aunque es un film muy diferente, también lo hago con The Master. No es para menos. El director P. T. Anderson nos acostumbra a proponer películas densas, que intentan hacer pensar. Esas películas están hechas a través de ideas mostradas de forma abstracta y sutil; de forma que el film pueda tener diferentes lecturas en los diferentes temas que trata. Este film es el mayor exponente de su filmografía por lo que hace a ese aspecto tan singular de su cine. Su película mas "rara". La pregunta es: ¿queremos un film inteligible o entramos en el juego que nos propone su director?

   No hay respuesta correcta. Es una opción muy personal al igual que esta cinta no és inmediata, pues necesita digestión previa después de su visionado. En mi caso, entré en el juego que nos propone porque no sólo me sedujo la historia si no la forma como está contada. Porque los recursos que usa el director para llevar a cabo su historia son los siguientes: Su capacidad visual y narrativa. Un guión estructurado de forma orgánica. Y un elenco de actores cuyas interpretaciones el film explota hasta las últimas consecuencias.

El tema está en que si al igual que el protagonista, Freddy Quell ( un Joaquín Phoenix en su mejor rol) estamos dispuestos a aceptar las órdenes de The Master que es el señor P. T. Anderson. Si compartimos esa visión del mundo donde el hombre es un animal, enjaulado o libre. O interpretamos esta historia de otra forma aunque el film parece estar empeñado en criticar a Lancaster Dodd (excelso P. S. Hoffman); una doctrina que nos han vendido basada en la Cienciología pero está más basada en técnicas de autoayuda new age. Si no he hablado de que va el film con exactitud, es porque prefiero que sean ustedes los que se aproximan a esta obra de forma virgen. Que sepan que van a ver un film duro, difícil sobre un hombre violento y obsesionado con el sexo y su relación con una posible secta. El resto es mejor que lo vayan descubriendo si se atreven a hacer ese viaje. Para mí, aunque algunas reticencias me parece un gran ejercicio de cine y lo disfrute casi hipnotizado.   

Así que ya saben, si quieren ver algo diferente vayan a ver The Master.

PD: Destacar también el trabajo de Amy Adams y la banda sonora de Johnny Greenwood.

NOTA: 8






No hay comentarios:

Publicar un comentario