Páginas vistas la semana pasada

lunes, 30 de junio de 2014

CRÍTICA: POMPEYA

¿Es el videojuego un arte? Paul W.Anderson no sólo responderia que si si no que es una forma en si misma de entender un tipo de concepto artístico audiovisual, fruto de la nuevas tecnologías. Por eso, sus peliculas son como videojuegos. Aquí vuelve hacer lo mismo de siempre aunque limando sus rasgos rave porque estamos en un péplum y no es plan de que los romanos bailen música electrónica...Sin embargo, como toda su filmografia ( quizá salvando un par de excepciones) todo són clichés: personajes tópicos, frases tópicos, desarrollo tópico y tan repetitivas como la frase que acabo de formular. 

Y todo por que es un copy past de anteriores productos. Esto seria una mezcla de 300, Gladiator, 2012 de Roland Emmerich con un romance que parece sacar de la série Sin Tetas o hay paraíso sobre el esquema de Los últimos de días de Pompeya. Del reparto poco que sacar. Jared Harris tiene poco tiempo para lucirse y no hablamos de Carrie-Anne-Moss, cuya carrera post-Matrix ha sido tan catástrófica como el fin de la ciudad protagonista.

Kiefer Sutherland parece divertirse en un malo de viñeta que parece un Jack Bauer desfasado y vestido de legionario hortera. Kit Harrigton hace un papel de heroe "malote" con voz afónica y su partenaire, una buenaza pija que montaria una ONG si sus padres le dejaran. Quizá el que mas disfruta es Adewale Akinnuoye-Agbaje, haciendo de Mr Eko de Perdidos, perfecto amigo y cómplice del protagonista. Pero todo eso será después de la primera mitad. Porque aunque la primera parte resulta algo cansina a pesar de su dinamismo, no es cuando los protagonistas entran en la arena y empieza la erupción cuando la película se transforma en ese guilty pleasure que une peplum, pelicula de acción y película de catastofres cartón-croma; como sólo podria hacer el canibalismo genérico propio de la série B ( sin olvidar.los videojuegos, por supuesto). Así que si quieren calamares a la pompeyana, insert coin y...Bienvenidos a este entretenimiento tan simple como efectivo. ¡Y que empiezen los juegos!

NOTA: 5,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario